Control de clima de cultivo

Para el auto cultivo de marihuana en interior necesitamos recrear al máximo las condiciones que la planta encuentra en el exterior. Para ello necesitamos regenerar el aire de la sala de cultivo 30 veces por minuto para renovar los elementos que encontramos en el aire y que la planta necesita: el dióxido de carbono, que las plantas consumen durante la fotosíntesis, y el oxígeno, que consumen en el ciclo nocturno. Esta regeneración se consigue mediante extractor e intractor, que evitan además la estratificación del aire en el interior del cultivo y ejercen un cierto efecto sobre la temperatura que genera el calor de las lámparas. Un ventilador te ayudará a homogeneizar el ambiente de tu sala.

Pero no son los únicos factores ambientales que debemos controlar. La temperatura y la humedad son igualmente importantes para lograr el éxito. Un fan control o un regulador de potencia pueden ayudarte a mantener estos parámetros en niveles adecuados, así como humidificadores y deshumidificadores, según necesites. Y para saber los niveles a los que estamos trabajando necesitaremos un termohigrómetro, que nos dará mediciones de la temperatura y la humedad.

Filtros activos